Saltar al contenido
Espejos de pared decorativos

Decorar paredes con cuadros y espejos

Decorar paredes con cuadros y espejos

Cuadros para paredes con aire oriental

Si le quieres dar un toque de estilo Feng Shui, Zen o similar, una buena forma de hacerlo es colgando cuadros de Buda como pieza central. A su alrededor, puedes colocar algunos detalles como flores, paisajes o incluso espejos que aportan luminosidad al conjunto. Por ejemplo, una cabeza de Buda y un par de espejos redondos a cada uno de los lados puede ser una bonita forma de decorar la pared de la entrada.

Espejos antiguos a modo de colección

Los espejos antiguos suelen tener formas poco convencionales. Algunos de ellos además de buen tamaño cuentan con figuras y grabado en su interior, convirtiendo esta en una pieza de decoración retro imprescindible en tu pared.

Prueba con alguna de estas propuestas: un espejo de gran tamaño en uno de los lados de la pared, y varios espejos más pequeños a su lado. O crear un efecto con algo de magia cubriendo toda la pared de un lado a otro con espejos de mayor a menor tamaño. Ideal si tienes un espacio grande y una pared en la que no hay absolutamente nada.

Cuadros y espejos en uno

Decorar con cuadros y espejosPara combinar y decorar paredes con cuadros y espejos sin cargar demasiado, puedes convertir un espejo en un cuadro. Basta con colocar un marco original a su alrededor y colgarlo como si de un lienzo se tratase. El efecto que conseguirás no le va a pasar desapercibido a nadie.

Si en lugar de las clásicas paredes blancas te decides por el color, los espejos con marcos le darán un toque muy original. Sobre todo si eliges un tono que combine bien con el de las paredes. Prueba a crear contrastes con colores pastel, marcos decorados o espejos con algún motivo pintado en el cristal que sirva como punto de atención para la vista. Lograrás efectos espectaculares y muy decorativos.

Decorar con cuadros y espejos es fácil y muy efectivo

Una de las cosas que se le pueden pedir a la decoración es que sea fácil de adaptar a los elementos que ya existen. Y tanto los cuadros como especialmente los espejos cumplen a la perfección con ello. Puedes encontrarlos con tamaños y diseños de todos los tipos, de modo que no te costará ningún trabajo hacer tus composiciones decorativas.